Dolor de espalda durante el embarazo: 7 consejos para el alivio.

El dolor de espalda durante el embarazo no es sorprendente, pero aún merece atención. Considere siete formas de aliviar el dolor de espalda durante el embarazo: desde una buena postura y actividad física hasta terapias complementarias.

El dolor de espalda durante el embarazo es una queja común, y no es de extrañar. Está ganando peso, su centro de gravedad cambia y sus hormonas relajan los ligamentos de las articulaciones de la pelvis. Sin embargo, a menudo, usted puede prevenir o aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. Considera siete maneras de devolverle el embarazo a la bota.

Practicar una buena postura.

A medida que su bebé crece, su centro de gravedad se desplaza hacia adelante. Para evitar caer hacia adelante, puede compensar reclinándose, lo que puede forzar los músculos de la parte inferior de la espalda y contribuir al dolor de espalda durante el embarazo. Tenga en cuenta estos principios de buena postura:

Ponte de pie recto y alto.
Mantenga su pecho alto.
Mantenga sus hombros hacia atrás y relajados.
No bloquee sus rodillas.
Cuando se ponga de pie, use una postura amplia y cómoda para obtener el mejor soporte. Si debe permanecer de pie durante largos períodos de tiempo, descanse un pie en un taburete bajo y tómese el tiempo para descansos frecuentes.

Una buena postura también significa sentarse con cuidado. Elija una silla que apoye su espalda o coloque una almohada pequeña detrás de su espalda baja.

Consigue el equipo adecuado

Use zapatos de tacón bajo, no planos, con buen soporte para el arco. Evite los tacones altos, que pueden hacer avanzar su equilibrio y hacer que se caiga.

También puede considerar usar un cinturón de apoyo de maternidad. Aunque la investigación sobre la efectividad de los cinturones de apoyo de maternidad es limitada, algunas mujeres encuentran útil el apoyo adicional.

Levante adecuadamente

Cuando levante un objeto pequeño, agáchese y levántelo con las piernas. No se doble en la cintura ni la levante con la espalda. También es importante conocer tus límites. Pida ayuda si la necesita.

Duerme de lado

Duerme de lado, no de espaldas. Mantenga una o ambas rodillas dobladas. Considere usar almohadas de embarazo o de apoyo entre las rodillas dobladas, debajo del abdomen y detrás de la espalda.

Prueba el calor, el frío o el masaje.

Si bien las pruebas que respaldan su efectividad son limitadas, el masaje o la aplicación de una almohadilla térmica o una compresa de hielo en la espalda pueden ayudar.

Incluir actividad física en tu rutina diaria.

La actividad física regular puede mantener su espalda fuerte y podría aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. Con la aprobación de su proveedor de atención médica, intente actividades suaves, como caminar o hacer ejercicios acuáticos. Un fisioterapeuta también puede mostrarle estiramientos y ejercicios que podrían ayudar.

También puede estirar la espalda baja. Descanse sobre sus manos y rodillas con su cabeza alineada con su espalda. Tire de su estómago, redondeando su espalda ligeramente. Sostenga por varios segundos, luego relaje su estómago y espalda, manteniendo su espalda lo más plana posible. Trabaja gradualmente hasta 10 repeticiones. Pregúntele a su proveedor de atención médica acerca de otros ejercicios de estiramiento, también.

Considerar terapias complementarias.

Algunas investigaciones sugieren que la acupuntura podría aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. El tratamiento quiropráctico también puede brindar consuelo a algunas mujeres. Sin embargo, se necesita más investigación. Si está considerando una terapia complementaria, hable con su proveedor de atención médica. Asegúrese de decirle al quiropráctico o acupunturista que está embarazada.

Sepa cuándo consultar a su proveedor de atención médica.

Si tiene dolor de espalda intenso durante el embarazo o dolor de espalda que dura más de dos semanas, hable con su proveedor de atención médica. Él o ella puede recomendar medicamentos como el paracetamol (Tylenol, otros) u otros tratamientos.

Tenga en cuenta que el dolor de espalda durante el embarazo puede ser un signo de parto prematuro o una infección del tracto urinario. Si tiene dolor de espalda durante el embarazo que está acompañado de sangrado vaginal, fiebre o ardor al orinar, comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato.